Buscan instalar a Mar del Plata como la Ciudad del Conocimiento, al estilo Silicon Valley | Grupo Nucleo Noticias Distribuidora Grupo Núcleo

7/14/2020

Buscan instalar a Mar del Plata como la Ciudad del Conocimiento, al estilo Silicon Valley

Proponen la creación de un Distrito de la Innovación y del Conocimiento en la ciudad balnearia, con apoyo público y privado. Aseguran que generaría un fuerte crecimiento en las exportaciones y miles de puestos de trabajo de calidad en el país

Buscan-instalar-a_Mar-del-Plata-como-la-Ciudad-del-Conocimiento

Existe un consenso generalizado acerca de la era post-pandemia en cuanto a que no habrá regreso a la “normalidad”, tal como se la conocía. Bajo este escenario, en la Industria del Conocimiento, de alto valor agregado, las voces especializadas se animan a afirmar que ese cambio será rotundo y que ganará más importancia de la que ya tenía. En la Argentina, tanto el Gobierno como el sector empresarial coinciden con esta mirada y advierten en este sector una de las oportunidades para paliar la gran crisis económica que deberá afrontar el mundo.

Hoy, la Argentina participa con un 0,5% del mercado mundial exportador, con USD 6.900 millones. Con el apoyo de políticas de Estado como la Ley de Economía del Conocimiento, el objetivo a nivel nacional es alcanzar el 1% a nivel internacional para 2030, lo que generaría 150.000 empleos de calidad. Las expectativas de los expertos apuntan a que esos puestos de trabajo se generen en zonas o áreas específicas, al mejor estilo Silicon Valley, ya que de esa forma se logra un mayor nivel de interacción entre empresas, investigadores, incubadoras, aceleradoras, universidades, inversores y demás actores importantes para el desarrollo de una industria de conocimiento competitiva a nivel mundial. Mar del Plata, aseveran en el mercado, tiene todo para convertirse en un verdadero polo de knowledge economy.

A nivel nacional, Mar del Plata ya es un referente en el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y ahora se posiciona como plaza atractiva para el desarrollo de la Economía del Conocimiento, un concepto más amplio que abarca a más industrias. “La ciudad cuenta con 80 empresas, 400 microempresas, emprendimientos y servicios profesionales independientes, con $3.150 millones de facturación anual y $1.300 millones de exportaciones anuales. Asimismo, actualmente el sector emplea a más de 3.000 personas. Por otro lado, Mar del Plata cuenta con 5 universidades donde se dictan carreras afines y más de una decena de centros de investigación de diferentes dependencias del Estado y privados, en donde sólo en los ocho que dependen del Conicet se emplean a más de 1.000 personas”, detalló Renato Rossello, vicepresidente de Aticma, empresario del sector (Rollpix SA) y vicerrector de Desarrollo y Transferencia Tecnológica de la Universidad Fasta.

En rigor, en Mar del Plata hoy se produce una gran variedad de soluciones para diferentes mercados en todo el país y que también se exportan principalmente a EEUU, España y Latinoamérica. El caso de la empresa Deitres es un ejemplo; la firma desarrolla plataformas de Smart Grid para el sector eléctrico y de monitoreo y seguridad con un alto componente de innovación. Otro ejemplo es el de Neutrón, aceleradora que impulsa proyectos de impacto, como la generación de nanosatélites con una amplia aplicación para sectores estratégicos de la economía o el caso de Andrómeda, la empresa de tecnología que diseñó Testeate, una app para la lucha contra el Covid-19 y que tiene vasta experiencia en soluciones biométricas y blockchain. También se puede mencionar a Rollpix, que se especializa hace más de 20 años en el desarrollo de soluciones de comercio electrónico, hoy implementadas en toda la Argentina y en varios países de Latinoamérica, siendo una herramienta fundamental para la continuidad de las empresas en el actual contexto de la pandemia.

De igual manera, en Mar del Plata se elaboran soluciones para el agro, sistemas de telemedicina, plataformas educativas, sistemas de gestión empresarial, aplicaciones para marketing digital, soluciones de informática forense y diseño de materiales orientados a sectores estratégicos, como el de la energía. A estos datos se le suma la accesibilidad, el atractivo natural y la calidad de vida de la ciudad, posicionándose como una de las regiones desde donde el país podrá desarrollar su potencialidad en lo que refiere a esta industria de alto valor agregado.

"El objetivo principal del programa es producir una transformación económica, social y cultural en Mar del Plata, a partir de la promoción del conocimiento y la innovación como principal fuerza impulsora de la economía”, señaló González Kunz.

Para los impulsores del proyecto, este conjunto de bondades y ventajas competitivas representan un claro testimonio de un ecosistema que está emergiendo, aunque advierten que es indispensable el apoyo del Estado para poder llegar a su máximo potencial. “El gobierno municipal también impulsa fuertemente este programa desde la Dirección de la Economía del Conocimiento de la Secretaría de Producción que fue creada con el objetivo de promover esta transformación en la ciudad. A su vez, desde Aticma ya estamos en contacto con funcionarios de la provincia de Buenos Aires con el fin de lograr la adhesión a la nueva Ley de la Economía del Conocimiento una vez que la misma sea promulgada, generando en la provincia el marco regulatorio y las condiciones necesarias para poder cumplir los objetivos de este ambicioso programa. Por otro lado, ya estamos trabajando con los ministerios de Ciencia y Tecnología y de Desarrollo Productivo de la Nación en algunas alternativas para poder canalizar los fondos necesarios para las actividades y obras que requiere esta transformación”, señaló Bernardo Martínez Sáenz, presidente de Aticma y empresario del sector (Deitres SA).

Consultados sobre algunos ejemplos que se hayan destacado en este sentido a nivel mundial, la mayoría de los que abraza esta iniciativa coincidió: Málaga Florianópolis. “Estas dos ciudades se transformaron a partir de la implementación de políticas públicas sostenidas en el tiempo. De esta forma lograron aumentar el PBI, con una amplísima participación de las actividades de la economía del conocimiento, pero también con un significativo desarrollo de otras actividades sociales, económicas e industriales que se vieron beneficiadas. Son casos interesantes para analizar porque se trata de lugares cuya principal actividad económica era el turismo, como Mar del Plata, y se reconvirtieron sin perder su ADN original”, ejemplificó Rossello. “Sabemos que hay mucho por hacer y queremos continuar en ese camino. Creemos que con todos los sectores, académico, privado y estatal, trabajando mancomunadamente, podemos lograr este objetivo y transformar nuestra ciudad”, agregó Gonzalez Kunz.